¡Un poco de POR FAVOR! y mucha más honestinad ¿es pedír demasiado?

Las subvenciones de quita y pon concedidas a asociaciones de CDC

La Diputación de Barcelona levantó la suspensión de pagos a asociaciones investigadas por malversación un día antes de la macroperación policial en la que fue detenido el expresidente Salvador Esteve
El diputado de Junts per Catalunya Francesc Dalmases y Víctor Terradellas, presidente y fundador de la Fundació CATmón, investigados por las subvenciones de la Diputación de Barcelona / CG

Primero se concedieron las subvenciones. Después se suspendió el pago para después levantar ese bloqueo. Hasta que, finalmente, se ha volvieron a anular esas ayudas públicas. Todo ello en apenas dos años. Se trata de las polémicas subvenciones concedidas por la Diputación de Barcelona a asociaciones vinculadas a CDC, a través de la Dirección General de Relaciones Internacionales y que dio lugar a una investigación judicial que se saldó con la detención del expresidente del ente supramunicipal, Salvador Esteve. Continuar leyendo “¡Un poco de POR FAVOR! y mucha más honestinad ¿es pedír demasiado?”

El futuro de Barcelona y Madrid, si no se corrigen, no es bueno

La deseconomía de las grandes ciudades: la cara oculta de Madrid y Barcelona

Las grandes regiones urbanas atraen cada vez más población y actividad, pero también son polos de desigualdad, criminalidad y problemas derivados de la ‘paradoja urbana’
Foto: La ciudad de Madrid suele tener altos niveles de contaminación. (iStock)
La ciudad de Madrid suele tener altos niveles de contaminación. (iStock)

Las grandes ciudades son el motor de crecimiento de cualquier país. La literatura económica ha demostrado en innumerables ocasiones que las urbes son el centro de la innovación, la riqueza y el desarrollo. Es ahí donde las economías de escala lucen en todo su esplendor. Sin embargo, lo que no se ha analizado con tanto detalle es la deseconomía que generan, esto es, los efectos negativos derivados del crecimiento de las ciudades. Continuar leyendo “El futuro de Barcelona y Madrid, si no se corrigen, no es bueno”

Barcelona, en destrucción… no impedida por las promesas

Prometer hasta meter y, una vez metido, nada de lo prometido.

Barcelona, en destrucción

Como una natural secuela del canónico documental de Guerín llega ahora ‘City for sale’, un relato íntimo sobre la gentrificación turística

Carles Cols,  

Jordi Papell, víctima extrema e inaudita de la gentrificación turística, a bordo de un Bus Turístic. 

Jordi Papell, víctima extrema e inaudita de la gentrificación turística, a bordo de un Bus Turístic.  / CITY FOR SALE

Fue en el año 2001 cuando José Luis Guerín cautivó al público con su documental En construcción, que llegó a calificarse en su momento como la versión urbana y arravalera (sí, con uve) de Nanuk, el esquimal. La cámara sencillamente acompañaba a varios vecinos paradigmáticos del Chino barcelonés, con la piqueta que trasformaba el barrio como decorado de fondo. De la gentrificación por aquí apenas se hablaba entonces. Los protagonistas de aquella joya cinematográfica asistían impotentes a la mutación de aquel espacio del centro de la ciudad, pero el motor del proceso de cambio era el urbanismo municipal, no el turismo. Eso vino después. Es por eso que un documental de Laura Álvarez, aún inédito porque está pendiente de su ruta de festivales y estreno, podría haberse titulado oportunamente En destrucción, ser así una crónica mimética de aquella de Guerín del 2001, corregida y aumentada, pero la directora ha decidido, y no está nada mal, bautizar su trabajo tras la cámara como City for sale. Le hace justicia a lo que cuenta. Durante dos años ha seguido los sinsabores de varios vecinos de Ciutat Vella acorralados por el (parafraseando a Eisenhowercomplejo turístico inmobiliario de Barcelona. En el caso de Jordi Papell, uno de los protagonistas, lo de acorralado es totalmente real y literal, como se verá más tarde.

Jordi es el epítome del todo vale de esta ciudad. El ‘mobbing’ no pudo con él y ahora su piso está en la cuarta planta de un hotel Continuar leyendo “Barcelona, en destrucción… no impedida por las promesas”

Barcelona Melancólica… tristeza vaga, permanente y profunda

Melancolía otoñal. Nostalgia de Lara y Hereu

Otoño no sólo trae paisajes ocres, lluvias y los primeros fríos. La estación conlleva trastornos emocionales para muchas personas. Una sensación de dulce tristeza difusa que la ciencia atribuye a disfunciones en los neurotransmisores. Unos episodios que pueden adquirir mayor intensidad en estos tiempos convulsos, especialmente para personas moderadas que siguen la actualidad. En esos casos, los accesos de nostalgia resultan inevitables. Me ha sucedido estos días al coincidir dos noticias con Barcelona de protagonista: el Premio Planeta y la candidatura de Barcelona a los Juegos Olímpicos de Invierno 2030. Continuar leyendo “Barcelona Melancólica… tristeza vaga, permanente y profunda”

A Colau la seducen los Manteros pero no el Comercio… Mami, ¿Que será lo que tiene…?

Colau sí prohíbe a los comerciantes legales la promoción callejera

Tiendas de ropa se ven obligadas a inaugurar sus tiendas de forma clandestina ante la prohibición “discrecional” del Ayuntamiento. “Los manteros, en cambio, no tienen problemas”, denuncian
Inauguración de comerciales en un callejera de Barcelona / CG

Hubo un tiempo en que la apertura de una nueva tienda de ropa iba acompañada de una inauguración consistente en un pequeño desfile en la calle y un reparto de folletos. Pero desde que llegó Ada Colau a la alcaldía de Barcelona, ese tipo de promociones suelen ser prohibidas. Lo hace de forma “discrecional”, como demuestra un documento al que ha tenido acceso Crónica Global. “Inauguramos la tienda de forma casi clandestina. Nos sentíamos terroristas. Pero a pocos metros, tenemos a los manteros vendiendo género sin problema”, explican los propietarios de un establecimiento que, hace unos meses, abrió sus puertas en Rambla de Cataluña. No esconden su malestar por las trabas que el Ayuntamiento pone a los comerciantes. Y, sobre todo, al agravio comparativo con el “top manta”.       Continuar leyendo “A Colau la seducen los Manteros pero no el Comercio… Mami, ¿Que será lo que tiene…?”

¿Que la juventud no se implica en la vida pública? ehhh???!!!…¿no será que tú no la enganchas?

La Biennal del Pensament dinamita el tópico de que la juventud no se implica en la vida pública

El nuevo evento cultural barcelonés atrae a los jóvenes con charlas sobre educación, género, feminismo o urbanismo

  Ignasi Fortuny, 

Los jóvenes participan en la Biennal del pensament. / FERRAN NADEU (ASLI YARIMOGLU)

Continuar leyendo “¿Que la juventud no se implica en la vida pública? ehhh???!!!…¿no será que tú no la enganchas?”

Colau “de amagadillo” frena la concesión de ayudas sociales en Barcelona

Colau ordena a los servicios sociales frenar la concesión de nuevas ayudas

Los sindicatos ven “muy grave” una instrucción “extraoficial”
Varias personas hacen cola en servicios sociales de Nou Barris.
Varias personas hacen cola en servicios sociales de Nou Barris. Joan Sànchez

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha echado el freno en la concesión de nuevas ayudas sociales. Los directores de los centros de servicios sociales han recibido la instrucción de no conceder nuevas prestaciones “o hacer las mínimas”, según alertan los sindicatos CC OO, UGT y CGT, que han pedido explicaciones “urgentes” a los responsables del área. El Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS) recuerda que Barcelona es la ciudad española en la que más ha aumentado el gasto social en los últimos años. El organismo alerta, sin embargo, de que “los recursos no son infinitos”. Continuar leyendo “Colau “de amagadillo” frena la concesión de ayudas sociales en Barcelona”

Los robos violentos aumentan más de un 50%

Los robos violentos aumentan más de un 50% en Ciutat Vella

Las estadísticas de Mossos y Guardia Urbana confirman la escalada delictiva de este verano

Los robos violentos aumentan más de un 50% en Ciutat Vella
Detención. Agentes de paisano de los Mossos detienen a unos sospechosos de robar a unos turistas en el Barri Gòtic (Àlex Garcia)
Barcelona

Que Barcelona, y muy especialmente el distrito de Ciutat Vella, tienen un problema creciente de inseguridad ciudadana no es sólo una cuestión de percepciones subjetivas. Nuevos datos estadísticos oficiales a los que ha tenido acceso La Vanguardia, que complementan los publicados el pasado sábado a partir de datos del Ministerio del Interior –correspondientes a los seis primeros meses de este año–, corroboran la escalada delictiva que se está produciendo en la capital catalana. Los registros de los meses de julio a agosto no dejan lugar a dudas: el problema es muy serio. En julio y agosto pasados, los hechos delictivos conocidos en la ciudad se incrementaron en un 13,6% y un 21,1%, respectivamente, en relación con los mismos meses del 2017, mientras que en Ciutat Vella lo hicieron en un 15,4% y un 24,8%. Resultan especialmente preocupantes algunos indicadores del distrito primero, como el de los robos con violencia y/o intimidación, que crecieron un 58,8% en julio y un 53,9% en agosto, y los robos con fuerza, que se dispararon un 19% (julio) y un 45,3% (agosto) respecto al mismo periodo del año ­pasado.

Continuar leyendo “Los robos violentos aumentan más de un 50%”

Barcelona, cada vez más delincuencia sin controlar

Editorial

Escalada delictiva en Barcelona

Hace sólo cinco días publicamos en esta página un editorial titulado “Barcelona tiene un problema de seguridad”. En él nos hacíamos eco de unos preocupantes datos procedentes de la Secretaría de Estado de Seguridad, que depende del Ministerio del Interior. Entre ellos, que en Barcelona se cometían cada hora unos veinte delitos. Que, en el primer semestre del año, el porcentaje de delitos había crecido un 20,5% con relación al mismo período del año anterior. Y que este incremento no se enmarcaba en una oleada de ámbito nacional, puesto que en la misma etapa el porcentaje de delitos había crecido sólo un 1% en Madrid y un 0,2% en València, mientras en Sevilla caía un 8,1%.

Estos datos deberían provocar una reacción inmediata de las autoridades barcelonesas y catalanas. En primer lugar para mejorar la seguridad de sus ciudadanos y de sus visitantes. En segundo, para proteger el prestigio de Barcelona, que recientemente ha perdido posiciones en distintos indicadores internacionales.

Nada de eso ha sucedido. Y mientras los ciudadanos siguen a la espera de mejoras de corrección efectivas, vamos recibiendo nuevos datos, que no son tranquilizadores, sino todo lo contrario. La Vanguardia ha tenido acceso a nuevos datos –que ni el Ayuntamiento de Barcelona ni la Generalitat han creído oportuno divulgar motu proprio–, que hoy publicamos en la sección de Vivir. Se trata de datos referidos a lo acontecido en julio y agosto de este año. Entre ellos destacan los siguientes: los hechos delictivos en Barcelona se incrementaron un 13,6% en julio y un 21,1% en agosto, en comparación con el mismo periodo del 2017. En Ciutat Vella, el distrito más afectado por el auge delictivo, los porcentajes subieron al 15,4% y el 24,8%, respectivamente. Y si nos referimos a los robos con violencia o intimidación, la subida fue muy superior: 58,8% y 53,9%.

La conclusión obvia de esta retahíla de datos es que el índice delictivo no deja de crecer en Barcelona, y que lo hace además a una velocidad inquietante, sin que los sistemas de seguridad operativos logren impedirlo. Ni las fuerzas de la Guardia Urbana ni las de los Mossos d’Esquadra están garantizando niveles aceptables de seguridad de los ciudadanos. Hemos oído hasta la fecha diversos argumentos que tratan de explicar tal deficiencia. Desde los de tipo ideológico, que estarían amparados por la alcaldía y no ayudarían a la Guardia Urbana a emplearse con mayor decisión y efectividad, hasta los relativos a la insuficiencia de las plantillas, denunciada el lunes por centenares de mossos que se manifestaron ante la Conselleria de Interior. Por no hablar de un ordenamiento judicial que, a menudo, no contribuye a consolidar la labor policial.

La validez de estos argumentos es relativa. Los ciudadanos tienen todo el derecho a exigir que se ponga coto a estos índices delictivos desbocados. Que en un mes, en determinadas partes de Barcelona, se incremente el número de delitos con violencia o intimidación más de un 50% debería disparar todas las alarmas y, a continuación, abonar el despliegue de medidas extraordinarias. Los ciudadanos tienen además derecho a exigir a las autoridades la máxima transparencia. Aumentos del número de delitos como los aquí referidos son intolerables. Y lo es igualmente que estos datos, ahora revelados por La Vanguardia, hayan sido reservados por las instituciones entre cuyas obligaciones está precisamente la de evitar que se produzcan.

Lleguir l’article a La Vanguardia

La ciudades se pueden deprimir, hasta con un mandato… y los mismo en una comunidad autónoma

Bastan tres generaciones para que se depriman incluso las ciudades más prósperas

Igual que una insoportable familia instaladas en el quiero y no puedo, una ciudad ensimismada ve por todas partes enemigos a los que acusar

Bastan tres generaciones para que se depriman incluso las ciudades más prósperas
ciudades big data (Getty)

Muchas familias son tanto o más antiguas que las ciudades -léase callejeros- en las que moran. La suerte compartida entre ambas suele ser tan cambiante como caprichosa. De la misma manera que hay familias que deben su fortuna a negocios no siempre confesables adquiridas en las colonias de ultramar o de algún industrial local tan piadoso con implacable, no son pocas las poblaciones cuyo aspecto y carácter serían inexplicables sin el influjo de capitales de sus hijos predilectos, es decir, de los que volvieron a casa forrados o que se enriquecieron a base de convertir a sus paisanos en esclavos industriales. Continuar leyendo “La ciudades se pueden deprimir, hasta con un mandato… y los mismo en una comunidad autónoma”