¡ Barcelona no es moneda de cambio !

Gestionar una urbe como Barcelona no es tarea sencilla, como bien sabe la actual alcaldesa. Hace falta un buen conocimiento de sus recursos humanos y materiales disponibles, una mejor administración de estos y, sobre todo, un proyecto de futuro integrador que nos permita participar con éxito en la batalla entre grandes ciudades que define ya el siglo XXI.

Todos los barceloneses se sienten (nos sentimos) concernidos, con mayor o menor entusiasmo, por el debate nacional. Pero todos deberían tener claro que lo mejor que puede hacer su Ayuntamiento es anteponer la resolución de los problemas de sus habitantes a cualquier otra causa. Ojalá quienes presenten candidatura para gobernar Barcelona sean plenamente conscientes de ello.

 Lleguir l’article complet a La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *