Reinventar la Educación para las Nuevas Profesiones

Cómo adaptarse a la Cuarta Revolución Industrial

Un documental elaborado por la Fundación Funcas ahonda en las perspectivas formativas y laborales de la sociedad actual en pleno desarrollo tecnológico

La revolución tecnológica es un impulso en constante movimiento que acompaña a las distintas sociedades en su proceso evolutivo. La implementación de la inteligencia artificial es, actualmente, una realidad en materias tan dispares como la medicina o el procesamiento de datos en la administración. Este paso adelante obliga a la sociedad a observarse en el espejo y a adoptar un nuevo comportamiento que le permita emparejarse con un proceso imparable. A partir de este análisis transita el documental NEW JOBS que ha elaborado la Fundación Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros, para el que ha contado con la presencia de las mentes más activas en esta denominada Cuarta Revolución Industrial. En el vídeo, de alrededor de 25 minutos, científicos y profesores retratan las particularidades del momento laboral en el que nos encontramos, y extrapolan a partir de sus características las necesidades a las que se enfrentan desde aquellos jóvenes que comienzan sus estudios, hasta las personas que se encuentran en búsqueda activa de empleo. Continuar leyendo “Reinventar la Educación para las Nuevas Profesiones”

Las Tecnológicas sin Control es un Capitalismo Descontrolado

Pablo Stancanelli“El capitalismo ha acaparado la tecnología y la usa para precarizar la sociedad”

Pablo Stancanelli Creusa Muñoz.

El periodista Pablo Stancanelli coordina un atlas para dar una perspectiva global y tratar de “alfabetizar” a la población sobre la revolución digital

Pablo Stancanelli (Lima, 45 años) calcula que el 98% de la población es “absolutamente analfabeta” respecto a lo que pasa detrás de la pantalla y se incluye en ese porcentaje. La revolución digital no es nada nuevo. Se estudia y se comenta desde, al menos, los años 80 —aunque los orígenes de Internet remonten a los 60—, pero ahora, en plena pandemia por el coronavirus, es un momento perfecto para analizar las cuestiones y los cambios con una visión común y global. “La tecnología se ha vuelto central. Hay que tratar los temas no tanto de manera deshilachada, sino más bien como un conjunto y dirigirse hacia una nueva alfabetización de la sociedad”, propone el periodista argentino de nacimiento y editor en Le Monde Diplomatique.

Para tratar de alcanzar ese objetivo, Stancanelli ha coordinado El Atlas de la revolución digital. Del sueño libertario al capitalismo de vigilancia, cuatro capítulos (geopolítica, economía, sociedad y cultura) y construido por más de 30 artículos animados, a cada página, por grafismos y datos. Los diferentes autores cuentan cronológicamente la transformación digital ofreciendo una perspectiva global donde demuestran, como no, que todo está conectado. Continuar leyendo “Las Tecnológicas sin Control es un Capitalismo Descontrolado”

La Deslocalización de la Industria en Catalunya

 

Reaparece el fantasma de la desindustrialización

Locución del artículo:

El goteo de cierres industriales en Catalunya no para y pone en riesgo de ERE a cada vez más trabajadores. Nobel Plastiques Iberica, Acciona, Continental y Saint-Gobain son sólo algunos casos.

El goteo de anuncios de cierres industriales en Catalunya no para. El fantasma de la desindustrialización plana sobre el territorio y pone en alerta a trabajadores, sindicatos y administraciones. “No se trata de una mera ola de cierres industriales. Es una situación compleja que lleva consigo la destrucción del propio tejido industrial de Catalunya”, apunta contundente Nardi Fuertes, secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria, Construcción y Agro de la Unión General de Trabajadores (UGT-FICA). Los casos de Nobel Plastiques Iberica, Continental y Saint-Gobain son solo algunos ejemplos, además del terremoto provocado por la marcha de Nissan, que afecta también a miles de trabajadores de subcontratas como Acciona. Pequeñas empresas y talleres tampoco pasan un buen momento. “El año pasado, sin covid-19, se destruyeron casi 20.000 puestos de trabajo en el sector. Los números en 2020 pueden ser escalofriantes”, advierte el sindicalista. Continuar leyendo “La Deslocalización de la Industria en Catalunya”

Tiberio y Roma ya lo decían, perdemos Valor por Tonterías

El 80% de las multinacionales tiene planes para repatriar su producción

Tras décadas de globalización, las firmas se acercan o vuelven a sus países de origen

Un carguero del transporte marítimo de China (JEROME FAVRE / EFE)
Piergiorgio M. Sandri, Barcelona –

Cuando hay estornudos, se repliegan velas. La aparición de la epidemia del coronavirus puede acelerar un fenómeno que ha empezado desde hace algunos años: la repatriación de los activos.

Mantener los centros productivos esparcidos por el mundo o demasiado lejos de la sede central puede ser fuente de inestabilidad y, en todo caso, ya no sale a cuenta como antes.

Cambios

Más que deslocalizar para ahorrar, ahora las empresas se expanden en busca de valor Continuar leyendo “Tiberio y Roma ya lo decían, perdemos Valor por Tonterías”

Vamos a tener que Reestructurar nuestro Futuro, Nissan es solo el inicio

El futuro del automóvil es la electrificación pero en España la andadura no ha empezado con buen pie. Cuando el PSOE presentó su propuesta de acuerdo con Unidas Podemos para la legislatura bastó una llamada de la patronal del coche para cambiar el punto 256. Decía: “prohibiremos, a partir de 2040, la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos con emisiones directas de dióxido de carbono”. Horas más tarde el texto se rebajó. Con la nueva redacción, se adoptarían medidas para que los coches redujeran “paulatinamente” sus emisiones. También se trabajaría con el sector para “facilitar” la penetración de estos vehículos y apoyar su I+D+i.   Continuar leyendo “Vamos a tener que Reestructurar nuestro Futuro, Nissan es solo el inicio”

Manifiesto del Trabajo, Democratizar, Desmercantilizar y Descontaminar

Manifiesto ‘Trabajo. Democratizar. Desmercantilizar. Descontaminar’

Trabajadores en la cadena de montaje del modelo Mercedes-Benz S-class, en la factoría Daimler Powertrain, en la localidad alemana de Bad Cannstatt, cerca de Stuttgart. REUTERS/Andreas Gebert

¿Qué nos ha enseñado esta crisis? En primer lugar, que los seres humanos en el trabajo no pueden ser reducidos a meros “recursos”. El personal médico y farmacéutico, el personal de enfermería, de reparto, de caja… todas esas personas que nos han permitido sobrevivir durante este periodo de confinamiento son la viva muestra de ello. Esta pandemia ha revelado también cómo el trabajo en sí tampoco puede reducirse a mera “mercancía”. Los servicios de salud, atención y cuidados a colectivos vulnerables son actividades que deberíamos proteger de las leyes del mercado. De no hacerlo, correríamos el riesgo de acentuar aún más las desigualdades, sacrificando a las personas más débiles y necesitadas. ¿Qué hacer para evitar semejante escenario? Hay que permitir a los y las trabajadoras participar en las decisiones, es decir, hay que democratizar la empresa. Y hay también que desmercantilizar el trabajo, es decir, asegurar que la colectividad garantice un empleo útil a todas y todos. En este momento crucial, en el que nos enfrentamos al mismo tiempo a un riesgo de pandemia y a uno de colapso climático, estas dos transformaciones estratégicas nos permitirían no solo garantizar la dignidad de cada persona, sino también actuar colectivamente para descontaminar y salvar el planeta.    Continuar leyendo “Manifiesto del Trabajo, Democratizar, Desmercantilizar y Descontaminar”

El Pesimismo de la Inteligencia y el Optimismo de la Voluntad… y ¡lo podemos Aprender!

Detroit

Desplome de una economía en 72 horas

La pandemia corta en seco la remontada de la legendaria ciudad, icono de la gloria y la decadencia industrial americana, cuna de gigantes como General Motors pero con un 33% de su población pobre. La mayor crisis desde la Gran Depresión se ensaña con Michigan.

 

Jackie Victor contó a su padre en 1997 que iba a abrir un negocio y aquel abogado de Michigan se carcajeó. Después de tantos años de activismo, de pancarta y asamblea, su hija abrazaba la fe del converso: “Al final te has hecho capitalista”, le dijo. “Es que yo –explica Jackie– era una persona muy politizada, radical, y le respondí que no, que en lo que me iba a convertir era en una emprendedora socialista”. Detroit, una ciudad torturada por mil crisis, icono de la gloria y de la decadencia industrial americana, la cuna del fordismo y de Aretha Franklin, emprendía un largo camino de resurrección y el suyo iba a ser uno de esos proyectos que le insuflaba vida.

Un café de 180 metros cuadrados y cuatro empleados se convirtió, con los años, en una cadena de cuatro restaurantes. Aquel primer horno que compró, en una empresa proveedora de pan para un centenar de cafeterías y tiendas de alimentación de todo el Estado. Un día, llegó el récord de facturación: cinco millones de dólares, uno encima del otro, cinco millones.

La mañana del pasado 16 de marzo, Avalon International Breads, el pequeño imperio fundado por Jackie Victor, tenía 135 trabajadores. Al día siguiente, apenas quedaba una decena. A la semana, uno. Esta maldita primavera, la emprendedora social-capitalista se acuerda de la conversación con su padre, del camino recorrido. “Pero no siento que yo he echado el cerrojo, o que yo he despedido a alguien, siento que lo ha hecho esta pandemia. Fue muy rápido, en cuanto llegó la orden del cierre de la restauración, todos los pedidos desaparecieron. Nosotros tuvimos que cerrar tres de los cuatro restaurantes de golpe, y en el que quedó abierto con servicio para llevar apenas teníamos un 10% del trabajo habitual. La situación se volvió además muy insegura. Dos miembros del equipo directivo se habían contagiado, otro tenía fiebre… Nos sentamos los socios y dijimos ‘se acabó’, al menos por ahora”, explica Jackie.  Continuar leyendo “El Pesimismo de la Inteligencia y el Optimismo de la Voluntad… y ¡lo podemos Aprender!”

El Estado como dueño de la Industria

El Estado ha llegado a la economía para quedarse

La crisis del coronavirus ha dado un protagonismo repentino a los Gobiernos, que tardará mucho tiempo en replegarse y en el que subyace un cambio de paradigma

Líderes de las principales economías mundiales celebraron una cumbre en línea el pasado 26 de marzo.GARY RAMAGE / Getty Images

“Hay décadas en las que no pasa nada, pero hay semanas en las que pasan décadas”, decía el líder revolucionario ruso Vladímir Illich Uliánov Lenin. Y pese a la exageración aparente de la sentencia eso es lo que ha sucedido en la práctica con la irrupción del coronavirus. También en la economía. Por primera vez en los tiempos modernos, ha sido la respuesta de los Gobiernos a la pandemia ―la paralización de toda actividad económica que no se considerara estrictamente esencial para preservar el sistema sanitario y el mayor número de vidas posible— la que va a acabar provocando la mayor recesión económica vivida desde la Segunda Guerra Mundial. O de los últimos 150 años como empiezan a apuntar algunos analistas.  Continuar leyendo “El Estado como dueño de la Industria”

En España no hay fábricas para traer de vuelta la producción que se necesita

 

En 2008 había en España 13.180 empresas de confección de prendas de vestir. En 2019, la cifra era un 30% menor: solo quedaban 9.206. “En Europa ha quedado muy poca fabricación”, resume Alejandro Laquidain, dueño de la compañía catalana Encajes Lakidain. “Algo hay, pero de mayor nivel y con producciones pequeñas. Inditex lo hace fuera. El confeccionista fue el primero que exportó su mano de obra a países baratos”.

La industria de la moda española vive días complejos a causa del coronavirus. De “gran incertidumbre” y “cierto temor” a la caída de ventas en verano. El motivo, reconoce la patronal Fedecon, es que buena parte de su abastecimiento se produce en China. Y que China lleva paralizada desde la vuelta del Año Nuevo Chino, lo cual provoca que la ropa no se esté produciendo ni saliendo de allí y que las empresas vayan poco a poco quedándose sin ‘stock’.  Continuar leyendo “En España no hay fábricas para traer de vuelta la producción que se necesita”

Son Derechos, no Privilegios

Contra Ford, el aborto o la explotación. Otras 5 veces en que las mujeres pararon

Este 8 de marzo no será la primera vez que las mujeres harán huelga para reivindicar sus derechos. Nunca han tenido apoyo de sindicatos y siempre lograron alguna de sus demandas
Foto: La huelga de mujeres de Islandia en 1975 es una de las más famosas, pero no la única.
La huelga de mujeres de Islandia en 1975 es una de las más famosas, pero no la única. 

Por primera vez, las mujeres españolas salen a la calle y hacen huelga para reivindicar sus derechos. A lo largo de todo el día se llama a participar a toda la que quiera denunciar la situación de discriminación por razón de género mediante distintas acciones: huelga de 24 horas, paros de dos y no consumir ni cuidar durante todo el día.

Junto a España, otros 40 países llevarán a cabo acciones similares. Sin embargo, no es la primera vez que las mujeres abandonan sus puestos de trabajo o sus tareas domésticas para reivindicar la igualdad de derechos. En Estados Unidos, Reino Unido, Islandia o, más recientemente, Polonia, marchas de feministas ya invadieron las calles en hasta cinco ocasiones en el último siglo. Y todas consiguieron en mayor o menor medida sus demandas.   Continuar leyendo “Son Derechos, no Privilegios”